Call us toll free:
Top notch Multipurpose WordPress Theme!
Call us toll free:

La experiencia: “Eso no vende”


¿Qué tienen que ver el Reggaeton y la Heterosexualidad normativa? Esto es de lo que hablamos en nuestro último vídeo Desmuntatòpics “Això no ven” (Eso no vende) que realizamos con El Consell de Nois i Noies de L’Hospitalet. Raquel Rei, activista y realizadora de documentales con perspectiva de género, es ahora la encargada del área audiovisual de elParlante. Hablamos con ella para conocer los aspectos más interesantes de esta nueva edición, ¡sin spoilers!

El tema.- El grupo decidió que, antes de entrar a trabajar con nosotros, debía hacer primero un brainstorming para escoger aquellos tópicos con los que querían tratrar. Así surgió la idea de desmontar los estereotipos de género, un tema que aparece cada vez con más fuerza entre los grupos de jóvenes de los barrios y las zonas en las que trabajamos habitualmente. En este caso el objetivo quedó claro desde el primer taller, su idea era desarmar el discurso sobre “la presunción de heterosexualidad” en la sociedad actual. Para Raquel éste era el escenario idóneo para compartir su experiencia y conocimiento sobre los estereotipos que ella misma viene trabajando y desmontando en sus relatos documentales.  Pero, como pasa habitualmente, se encontró con que, más allá de la teoría y el debate mediático, “estaban más interesados e interesadas en la historia que querían contar”.

La música.- Cuando entre todas y todos decidieron que el argumento debía desarrollarse dentro de un universo heteronormativo se generaron algunos debates en torno al sistema hetero-patriarcal fundamentado en la cosificación de los cuerpos de las mujeres y el refuerzo de la masculinidad. Una parte del grupo creía que el Reggaeton era el contexto ideal, ya que el imaginario del reggaetonero es el de un hombre joven, guapo y heterosexual rodeado de muchas chicas. La idea del cortometraje era precisamente esta: “romper con los estereotipos y tabúes que existen sobre música latina”, aunque, en el propio grupo había algunas personas que afirmaban que el Reggaeton es música “mata neuronas”. Estos proyectos nos ponen a pensar y analizar cúal es nuestra labor como educadoras en el momento que detectamos ciertas actitudes que van aflorando a la hora de tomar decisiones importantes para el proyecto.

Protagonistas.-  Cuando llegó el momento de escoger quiénes serían los o las protagonistas del corto, volvieron los debates, puesto que una de las escenas propuestas por el grupo en el guión inicial era un beso de liberación al final de todo. En ese momento, cuenta Raquel, “sucedió algo interesante los chicos empezaron a preguntar quiénes iban darse el beso, y mientras a las chicas no les importaba darse un beso entre ellas, a los chicos les incomodaba la situación”.  Hubo que tomar decisiones narrativas en ese momento, y el planteamiento que se hizo fue ¿es fundamental darse un beso al final para que se entienda el argumento? La respuesta estaba clara, no era necesario y como desde el principio se planteó una historia con dos chicos y una chica reggeatoneros, así se llevó a cabo el casting.  La competencia estuvo reñida, recuerda Raquel, “porque todo el grupo votaba a quien consideraba que lo iba a hacer mejor (…) hubo un momento fue bastante reñido porque el rol la protagonista estaba 50/50 entre dos chicas”. Pero, el resultado se sometió a una nueva votación, así que con el casting terminado sólo quedaba lanzarse a la aventura de grabar.

Ya se sabe que con cinco sesiones y un corto la incidencia sobre el grupo no es muy grande por una cuestión de tiempo, pero estamos seguras de que se quedarán rumiando el tema debatido. Al final, todas estamos atravesadas por un sistema heteronomativo que castiga las disidencias y romper con la norma no es más que intentar cambiar el mundo, como dice Raquel, aunque sea con un pequeño cortometraje como “Això no ven”. 

Y recuerda, puedes ver todos nuestros vídeos y recibir la notificación de todos los estrenos suscribiéndote al Canal de Youtube de elParlante.

Te hacemos una propuesta: Atrévete!


Atreveix-te: Atrévete a querer a quien tú quieres querer y no a quien se supone debes querer!

El verano de 2015 dimos un giro particular al trabajo en Edu-comunicación que veníamos haciendo hasta el momento. Acabábamos de participar en una formación de la Asociación Candela para involucrar la perspectiva de género en nuestros proyectos y, de repente, surgió en Sant Andreu la idea de realizar un vídeo participativo donde el grupo de jóvenes había decidido explicar en un corto de ficción todos aquellos estereotipos que tenemos sobre las relaciones entre chicos y chicas.

Sin duda, era una oportunidad fantástica para desarrollar por primera vez todo aquello que habíamos trabajado en los talleres con nuestras colegas de Candela. Así surgió Atreveix-te, una iniciativa de las Escoles FEDAC para hacer vídeo participativo con siete jóvenes del barrio que se apuntaron al Casal de Verano de aquel año.

Con apenas una semana disponible para perfilar la historia y los personajes, escribir el guión, hacer el casting, ensayar y grabar, jóvenes y Parlantes se lanzaron a la aventura. En ese sentido, Natàlia reconoce que la primera sesión fue clave para el éxito del proyecto: “vimos piezas audiovisuales de donde surgieron debates sobre las relaciones amorosas y la heteronormatividad impuesta. A partir de aquí trabajamos el guión”. Así, de la crítica mediática surgen las emociones y las historias que se esconden detrás de ciertos temas. Ella recuerda que “se sintieron muy identificadas e identificados con el tema de expresión de género, porque no por el hecho de tener una expresión de género eso implica una determinada orientación sexual”.

“Decidimos trabajar una historia que conociera el grupo, y aunque no está basado en una historia real, el tema le removía mucho a todo el grupo”. Se trataba de contar una serie de cruce de sentimientos entre chicas y chicos de un mismo grupo y hablar de ello desde diferentes perspectivas, por un lado los prejuicios que puede llegar a tener un colectivo con respecto a la expresión de género de un compañero o compañera, y por otro lado, la realidad que vive esa misma persona en su intimidad. La idea del vídeo comenzaba a tomar forma, pero ahora había que escoger qué perfiles se iban a presentar en escena, con qué estereotipos iban a marcar la historia.

“Como la historia surgió de los chicos, decidimos trabajar las distintas ideas de masculinidad hegemónica que hay y de cómo podíamos desmontar eso”, explica Natàlia. Había un chico que decía que él por tener una expresión de género más asociada a lo femenino, había gente que ya lo etiquetaba diciendo que era gay y él lo debía negar todo el tiempo”. Así se decidió a nivel grupal que el protagonismo fuera para un chico. El resto del casal fue todo muy rápido, un casting, un par de días de rodaje y hasta una gala de presentación teatralizada. Pero es que con un grupo de trabajo tan compacto y decidido es muy fácil trabajar, insiste Natàlia. Y para no contar más detalles que puedan arruinarte la historia, por qué no echas un vistazo al vídeo que surgió de esta historia!